Reseña #8 "La confesión" John Grisham


Año de publicación: 2010
Páginas: 503
En el año 2006, Travis Boyette se presenta con mucha insistencia en una iglesia de Kansas para hablar con el pastor Keith Schroeder. El pastor le atiende como a cualquier otro de sus feligreses. Travis le confiesa que ha estado preso más de la mitad de su vida y que tiene un tumor cerebral. También le comenta que a más de 600 km en Texas ejecutarán a un hombre inocente por un crimen en 1998, el cual no cometió. Travis le muestra un recorte de diario en el que aparece la noticia: Nicole Yarber de 17 años, blanca y de las más populares de la escuela, fue asesinada por la estrella negra de fútbol americano Donté Drumm, pero el cadáver nunca fue encontrado.

El pastor lo interroga para saber por qué cree que es inocente, pero Travis decide marcharse. Keith junto a su esposa Dana que también trabaja en la iglesia, se apresuran a buscar más información tanto del crimen, como de Travis.

Mientras en Texas, Robbie Flak el abogado de Donté pelea sus últimas apelaciones y recursos para posponer la ejecución que será en 4 días, alega que su cliente es inocente.

¿Podrá lograr el pastor que Travis haga lo correcto? ¿Se pospondrá la ejecución de Donté y finalmente lo liberarán?


Opinión personal

Es un libro que muestra la crueldad del sistema judicial de Estados Unidos y de cómo por el simple hecho de ser negro ya te agrega una cuota de culpabilidad.  Muy intenso de leer y de cómo transcurre la acción, a medida que se va leyendo se siente efectivamente que se corre contra el tiempo.

Mi personaje favorito fue el del pastor, porque si bien podría haber hecho caso omiso a la confesión de Travis, decidió hacer lo correcto y llegar al fondo del asunto.

Donté aparece como el típico buen muchacho negro, al que engañaron y condenaron injustamente por algo que no cometió.

El abogado Flak junto con los padres de Donté luchan incansablemente por evitar la ejecución, y en el libro está muy claro lo desgastante que es todo el proceso de la condena a muerte.

Travis, es despreciable, pero ahora que sabe que va a morir, alguna clase de miedo surge en él que lo hace redimirse.

El final, no me gustó pero confío en el realismo que le intentó poner Grisham a la historia. Y nuevamente el autor intenta a través de sus novelas reflejar su postura sobre la pena de muerte.

Comentarios